Buscar Buscar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Aventura

Qué es Proyecto Tamar, el programa que rescata y conserva tortugas marinas

Florianópolis. El programa nació hace 40 años y tiene 26 sedes en diferentes estados de Brasil. El centro de visitas en Barra da Lagoa se pone en marcha tras la pandemia.

Por Bibiana Fulchieri (Especial).

Al este de la isla de Florianópolis, sobre el mar abierto, está Barra da Lagoa, una aldea brasileña de pescadores que con el tiempo devino en un pueblo encanto de viajeros. Sobre las arenas blancas del lugar, después de los bares playeros, un cartel anuncia el camino hacia el Proyecto Tamar con un dibujo que ya es marca registrada: una pequeña tortuga despierta a la vida saliendo de su cascarón.

Entre la tupida barrera de bosque de un lado y la playa del otro se encuentra el centro de visitantes del complejo Tamar (Ta de tartaruga y mar de marina), un santuario de tortugas o quelonios, milenarios reptiles del Triásico con más de 100 millones de años de supervivencia y evolución.

Parque del Oeste: 100 hectáreas de reserva natural en Jesús María

El Proyecto Tamar, en tanto, nació hace cuatro décadas con el fin de conservar, investigar y promover actividades pedagógicas y sociocomunitarias, en torno a las tortugas marinas. Es único en su estilo y tiene 26 sedes en el territorio costero de Brasil. Las que están ubicadas en sitios turísticos poseen centros de visitantes para exhibición, como en Praia do Forte, Arembepe; Fernando de Noronha, Aracaju; Regencia, Vitoria, y Ubatuba y Florianópolis. En este último lugar Daniel Rogerio es el ejecutor técnico de Tamar, quien nos informó las modalidades en esta época de pandemia. “Regresamos a las actividades con público de manera restringida de 13 a 17. Durante el tiempo que estuvimos cerrado, sólo quedaron las tareas vinculadas al cuidado de las tortugas y trabajamos sobre un armado de visitas especiales, con atención para grupos familiares de entre 2 a 10 personas, agenda previa”, explicó.

Con un guía ahora se podrá acceder a la trastienda de Tamar, aunque están suspendidas las actividades con aglomeraciones. El público accederá después de una toma de temperatura y deberá utilizar de continuo el alcohol en gel disponible en todo el predio.

En horarios de la tarde, los visitantes pueden alimentar a las tortugas. Ahora la actividad está suspendida por la pandemia. (Bibiana Fulchieri)

Visitas guiadas al aire libre

Si bien el parque acuático de Tamar se puede recorrer por cuenta propia, disfrutando la observación de las varias tortugas marinas deslizándose por las piscinas, es aconsejable hacer una visita guiada con personal técnico y convertir el paseo también en una fascinante experiencia educativa.

La recepción de los visitantes, tras el pago de su entrada, se produce en una especie de plazoleta donde se exhiben réplicas de tamaños reales en resina plástica de las cinco variedades de tortugas que habitan en Brasil. Allí se pueden reconocer las diferencias entre cada una, su historia, costumbres y curiosidades.

Avanzando en la visita, también se conoce el ciclo de vida de las tortugas, el cual transcurre en alta mar hasta el momento de desovar en la costa. El apareamiento se produce en aguas profundas entre septiembre y marzo. La hembra comienza una selección de la playa donde realizará su cama de anide y allí hace rotar sus aletas en la arena hasta lograr un hueco de casi dos metros para depositar sus huevos (similares a una pelota de ping pong) que llegaran a cifras que rondan los 120.

Para aventureros: una espectacular reserva en Guatemala

Después de 45 a 60 días nacen las crías de unos seis centímetros. Se calcula que de mil solamente dos alcanzan la vida adulta de 30 años. Apenas nacidas enfilan hacia el mar en busca de ecosistemas de algas flotantes para asegurar alimento: peces, medusas y moluscos. Las llamadas tortugas cabezonas, las más abundantes en las piscinas de Tamar, llegan a pesar 150 kilos.

Hacia el final del recorrido la guía muestra una colección de frascos con huevos, tortugas recién nacidas que murieron sin alcanzar el mar, y lo más impactante, kilos de basura plástica y demás objetos que encuentran en los estómagos de las tortugas adultas víctimas de la contaminación. Los grandes enemigos de esta especie también son las redes de pesca y los vehículos motorizados que arrasan con huevos y sus nidos.

En la actualidad, por la pandemia, las visitas son muy restringidas para evitar aglomeraciones en las piletas. (Bibiana Fulchieri)

Movimiento ecologista

Un grupo de jóvenes estudiantes de oceanografía de la Universidad Federal de Río Grande, en la década del ‘70, acostumbraba a realizar expediciones de investigación por playas desérticas de Brasil. En una ocasión, fueron testigos directos de matanzas de tortugas (ya en la lista de especies en riesgo de extinción) lo que los hizo tomar el compromiso de actuar en favor de la conservación y el manejo de ellas.

Por eso estos centros son multipropósitos: estudian las especies, protegen su hábitat y rescatan las que sufren heridas para restablecerlas y devolverlas al océano. En 2019 se llegó a la cifra de 35 millones de tortugas recuperadas desde que el movimiento se puso en marcha.

El Proyecto Tamar también realiza un trabajo de gran interacción con las comunidades de pescadores y artesanos que lo rodean para lograr que se conviertan en orgullosos guardianes de estas gigantes y antiguas reinas del mar.

Una guía de Tamar muestra una tortuga al nacer. Las visitas guiadas ahora deben ser pautadas con antelación. (Bibiana Fulchieri)

Datos útiles

Sitio web. www.projetotamar.or.br.

Consultas y reservas. Teléfono: 55-4832362015 . E-mail: tamarsul@tamar.org.br.

Sede Florianópolis. Regresó a las actividades con público de manera restringida, de 13 a 17. Con un guía ahora se podrá acceder a la trastienda de Tamar, aunque están suspendidas las actividades con aglomeraciones.

Tortuga Verde (Chelonia Mydas) residente en una de las piletas de Tamar Florianópolis. (Bibiana Fulchieri)

2016 - 2021. Todos los derechos reservados.
La Voz.