Buscar Buscar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Exóticos

La isla de los animales más sonrientes del mundo

Rottnest, en Australia, es el hogar de los quokkas, unos marsupiales que tienen entre sus fanáticos a Roger Federer y a Hugh Jackman.

Por Redacción Voy de Viaje.

Ya sea por la anatomía de su cara o porque realmente están contentos todo el tiempo, los quokkas son considerados los animales más felices del planeta. Estos marsupiales, que miden hasta medio metro, son una mezcla entre una rata y un canguro y habitan en la remota isla de Rottnest, en Australia.

El lugar se hizo conocido hace unos años, cuando distintos famosos se hicieron selfies con estos simpáticos animales. Uno de los precursores fue el actor australiano Hugh Jackman, que la visitó en 2015.

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram

Really wish I could have kept him/her! #Quokka

Una publicación compartida por Hugh Jackman (@thehughjackman) el18 de Dic de 2015 a las 4:27 PST

Desde ese momento, varias figuras públicas se rindieron ante el encanto de los quokkas: el ex beatle Paul McCartney, los tenistas Roger Federer y Rafael Nadal, el actor Chris Hemsworth y la actriz Margot Robbie, entre otros.

Los animales se encuentran a lo largo y ancho de la isla, entre arbustos y árboles caídos a la orilla de los caminos y también cerca de los monumentos.

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram

Nice to meet you #newpal @westernaustralia #rottnestisland #happyquokka

Una publicación compartida por Roger Federer (@rogerfederer) el28 de Dic de 2017 a las 1:02 PST

Protegidos

Todas las plantas y los animales de la isla están protegidos por ley. Y si bien está permitido sacarse fotos con los quokkas, no hay que tocarlos ni darles comida: las multas para quienes no respeten las reglas son de 150 dólares.

Se calcula que en el lugar hay unos 10 mil de estos marsupiales. Como no tienen predador natural, el mayor peligro al que se enfrentan es el ser humano.

La isla

La isla de Rottnest tiene una superficie de 19 kilómetros cuadrados y puede recorrerse en bici o en colectivo. Está cerca de la ciudad de Perth, desde donde parten los ferries para visitarla.

2016 - 2021. Todos los derechos reservados.
La Voz.