Buscar Buscar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Por Córdoba

Villa del Totoral, un pueblo tradicional de casonas con alma de artistas

A solo 80 kilómetros al norte de la capital cordobesa, a la vera del antiguo Camino Real, se levanta esta villa con un imperdible circuito de casonas antiguas, el legado de numerosos artistas locales e internacionales y un río que brinda diferentes balnearios.

Por Robert Keegan.

Cavisacate fue el nombre que los comechingones le dieron a este lugar y que también fue testigo del paso de la expedición fundadora de Jerónimo Luis de Cabrera. Con el correr de los años fue posta y paso obligado del Camino Real, que vinculó a Córdoba con el Alto Perú por más de dos siglos, y reducto de tradicionales familias y políticos del norte del país, Santa Fe y Buenos Aires que dejaron su impronta con bellas casonas de fines del siglo 19 y comienzos del 20.

Pórtico de acceso a Villa del Totoral. (Keegan Ediciones)

Hacia 1860 se promulgó una ley provincial con el fin de la expropiación de terrenos para dar forma a la población que, en los tiempos que corrían por entonces después de la batalla de Pavón, pasó a denominarse Villa General Mitre. Desde hace unas décadas cambió su nombre por el de Totoral, en referencia a la estancia San Esteban de Totoral parte de cuyas tierras sirvieron al desarrollo urbano en 1860.

Casa de los Caballitos, Circuito de Casonas de Totoral. (Keegan Ediciones)

Sin dudas el primer punto de referencia es la plaza San Martín, que cuenta con una escultura del prócer en sus últimos años de vida. Frente a la misma se halla la iglesia Nuestra Señora del Rosario, levantada en 1872, y al lado de ella el museo destinado a uno de los hijos dilectos de la villa, el artista plástico Octavio Pinto, y un árbol que está asociado a la presencia del poeta Rafael Alberti, quien se refugió en esta villa entre 1939 y 1942 perseguido por el franquismo. Se cuenta que cuando un vecino le preguntó al poeta andaluz cómo quería que el pueblo lo recordara, éste respondió: “Si quieren recordarme bueno sería que planten un árbol en mi memoria”.

Otro artista de talla internacional que también pasó un tiempo fue el chileno Nobel de literatura Pablo Neruda. El mentor de la estadía de estos poetas fue el Dr. Rodolfo Aráoz Alfaro, apoderado del Partido, cuya familia de origen tucumano tenía una propiedad en Totoral, Allí fue donde Neruda escribió su Oda del albañil tranquilo, inspirado al ver el trabajo cotidiano de Victorio Zedda, un vecino que era obrero de la construcción.

Grupo escultórico en homenaje a Rafael Alberti, Pablo Neruda y Octavio Pinto ubicado frente al Museo Octavio Pinto. (Keegan Ediciones)

Sin embargo, había otras personalidades con ideologías diferentes y que se reunían habitualmente en la casona de la familia Rusiñol Frías, fervientes católicos, justo enfrente a la de Aráoz Alfaro; por lo que los vecinos no tardaron en bautizar dichas residencias como “el Kremlin” y “el Vaticano”.

Pero la lista de residentes ilustres, o que pasaban algunas temporadas, es extensa: el general tucumano Justo Sócrates Anaya, quien participó de la Conquista del Desierto y de la Guerra de la Triple Alianza; Deodoro Roca, promotor de la Reforma Universitaria de 1918; Arturo M. Bas, político de fuerte formación católica que llegó a ser diputado nacional; el santafesino Nicasio Salas Oroño y Roberto Noble, fundador del diario Clarín, con su estancia La Loma, entre tantos otros.

Villa Rosarito, Circuito de Casonas de Totoral (Keegan Ediciones)

Qué visitar

Museo Octavio Pinto. Se ubica al costado de la iglesia, y en esta antigua casona se exhiben numerosas obras de quien fuera también diplomático, además de dibujos y cartas. (Horario: todos los días de 9 a 12.30 y de 17 a 20.30).

Principales atractivos de Villa del Totoral. (Keegan Ediciones)

Circuito de Casonas. Es un hermoso paseo para hacer caminando o en vehículos, recorriendo unas veinticinco casonas edificadas desde fines del siglo 18 hasta las primeras décadas del siglo 20.

Casa de Deodoro Roca, Circuito de Casonas de Totoral. (Keegan Ediciones)

Cerro Totoral. A la vera del Antiguo Camino Real se encuentra este cerro al que se puede acceder de a pie, y en cuya cima se halla una cruz de hierro de 7 metros de altura.

Cerro Totoral, al final del bulevar Allende. (Keegan Ediciones)

Balnearios. A lo largo del río se suceden el balneario Municipal, El Vado y Cajón de Piedras, que fuera asentamiento de los comechingones.

Balneario Cajón de Piedra, antiguo asentamiento de los comechingones. (Keegan Ediciones)

2016 - 2021. Todos los derechos reservados.
La Voz.