Buscar Buscar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Por Córdoba

Villa Carlos Paz, la perla del valle de Punilla

En poco más de un siglo de vida pasó de un caserío surgido al amparo de una estancia a convertirse en uno de los destinos turísticos más requeridos del país.

Por Robert Keegan.

Hacia 1668 Manuel Gutiérrez de Toranzo tomó posesión de estas tierras y estableció la estancia Santa Leocadia. Dos siglos después don Rudecindo Paz adquirió la estancia, la que a su fallecimiento en 1901 comenzó a ser administrada por uno de sus hijos, Carlos Nicandro Paz.

Ya había comenzado a levantarse un caserío en las tierras de Santa Leocadia, por lo que Carlos Paz mandó a realizar el plano de este nuevo poblado al que le puso su nombre.

Villa Carlos Paz, el principal centro turístico de la provincia de Córdoba. (Keegan Ediciones)

Rápidamente se fueron levantando casas de veraneo y hoteles, entre los que se destacó el Hotel Carena, hoy sede de la Municipalidad, y ya a mediados de la década de 1960 la villa adquirió envergadura de ciudad.

Por su posición geográfica, las vías de comunicación y el desarrollo de la infraestructura turística, Carlos Paz no solo permite al visitante quedarse a disfrutar de la villa sino también acceder a los principales circuitos turísticos de la provincia.

Caminos del lago San Roque. (Keegan Ediciones)

Hoy la villa es una gran ciudad, que adquiere un movimiento superlativo en el verano, y brinda a los turistas todas las opciones, tanto de día como de noche: las playas del río San Antonio, hacia el sur, se convierten en uno de los espacios más convocantes en verano, con balnearios tradicionales como El Fantasio y Playas de Oro y una costanera que vincula por la margen oeste del río con la comuna de San Antonio de Arredondo; mientras que el lago San Roque es el centro de las actividades náuticas, entre las que se encuentran las excursiones que salen desde el puente Uruguay hasta el paredón.

A la noche, el mayor movimiento se concentra en el centro de la villa. (Keegan Ediciones)

Para los amantes de las caminatas el Paseo de la Costanera del lago, desde el puente Uruguay al norte, se ha convertido en un lugar ideal y, algo más exigente, la subida al cerro de la Cruz. Entretenimientos hay para todas las edades en los parques de diversiones o en el tradicional complejo de la Aerosilla; y si de obras teatrales y shows se trata, la villa ofrece casi medio centenar de espectáculos a pesar de la pandemia del Covid-19.

La gastronomía es otro de los pilares de la villa con tres lugares bien diferenciados: la zona céntrica, con sus tradicionales confiterías y restaurantes; la avenida Libertad, con su renovada propuesta fundamentalmente de cervecerías; y la zona de la Costanera del lago, que en los últimos años se ha sumado con una serie de establecimientos que ofrecen una cocina más gourmet.

Pero la villa también tiene una oferta cultural importante, como la recuperada estancia jesuítica La Quinta, a escasas cuadras del centro, o las muestra de la galería del puente Uruguay, entre otros.

El puente peatonal Centenario se ha convertido en un ícono de la ciudad a la hora de retratar la visita a la villa, pero si no hay foto en el tradicional Reloj Cucú…

Puente peatonal Centenario, que une el centro nuevo con el centro viejo de Carlos Paz. (Keegan Ediciones)

Principales atractivos

Cerro de la Cruz. Con una altura de mil metros sobre el nivel del mar es el punto más elevado de Villa Carlos Paz y un tradicional paseo de algo más de dos kilómetros.

El acceso se encuentra en las inmediaciones del complejo Aerosilla, es gratuito y hay que registrarse en el lugar. El sendero es de mediana dificultad, requiere un calzado adecuado, y brinda varios miradores. Tras pasar por catorce estaciones del Vía Crucis se llega al monumento, la que recién se aprecia en los últimos metros del sendero (las antenas ubicadas a pocos metros pueden servir como una guía). En la cumbre del cerro hay un parque arbolado con mesas y bancos para reponer fuerzas y un quiosco. 

Desde la cima se tiene una bella panorámica de la ciudad, el lago y las Sierras Grandes, y allí se encuentra emplazada una cruz de 15 metros de altura inaugurada en la Semana Santa de 1935, en concordancia con el primer aniversario de la realización del XXXII Congreso Eucarístico Internacional en Buenos Aires.

El Monumento de la Cruz va a cumplir 85 años de su inauguración. (Keegan Ediciones)

También es posible realizar ascensos nocturnos organizados por la Secretaría de Turismo, que se llevan a cabo los lunes, miércoles y viernes a las 18.30 con registro previo (https://www.villacarlospaz.gov.ar/turismo; tel.: 3541 421801/810).

Dique San Roque. El actual paredón fue el segundo que se construyó en 1944, aunque cuando hay bajantes de las aguas es posible apreciar los muros del emblemático primer paredón inaugurado en 1891, y que puso a Córdoba en los primeros planos de la ingeniería hidráulica mundial. Entre los conflicto de intereses y la calidad de los materiales empleados hicieron correr el creciente rumor de la escasa resistencia del muro y el temor colectivo de una posible inundación aguas abajo. Lo cierto es que cuando se quiso dinamitar el viejo muro fue tal la dureza que se decidió abandonar esta empresa.

Cuando el agua repleta la capacidad del embalse estalla el espectáculo del agua que se derrama en el interior del embudo próximo al paredón, y la cola de novia que da sustento al río Primero (Suquía). Asimismo, otro atractivo que se ha sumado en esta área desde abril de 2019 es el puente que lleva el nombre del exgobernador José Manuel de la Sota, una singular obra en arco, con 325 metros de extensión y que cruza el lago a unos 50 metros del nivel del agua. Tiene cuatro carriles que integran la autovía a Punilla y áreas de estacionamiento en la cabecera sur.

El puente José Manuel de la Sota, inaugurado en abril de 2019, se ha convertido en un punto de atracción turística. (Keegan Ediciones)

El Reloj Cucú. Fue y es el emblema de Villa Carlos Paz, desde aquellas postales de los 60 a las actuales. Va a cumplir 63 años de vida el próximo 25 de mayo, por entonces fue uno de los de mayor tamaño en el mundo y fue un regalo de un grupo de ingenieros alemanes en gratitud a la ciudad que los cobijó. Minutos antes de que el cucú (o cucusa) salga, una multitud se concentra en la explanada para capturar el momento justo, una ilusión que se renueva permanentemente.

El Reloj Cucú, ícono de la villa con espíritu alemán. (Keegan Ediciones)

Parque Estancia La Quinta. En los últimos años se ha recuperado este predio municipal de unas 5 hectáreas, situado a 10 cuadras del centro, junto al río San Antonio (no es balneario este sector) y con una típica manifestación del bosque serrano que se puede recorrer a través de senderos y puentes.

Parque Estancia La Quinta, un espacio cultural al alcance de todos. (Keegan Ediciones)

La Estancia La Quinta alberga manifestaciones de los pueblos originarios, el paso de los jesuitas durante el siglo pasado, incluido el paso del hoy papa Francisco, y el museo Numba Charava, que reúne unas 600 piezas arqueológicas recogidas desde 1949 principalmente en la costa del lago San Roque.

Al ingresar hay tres edificios: el de informes, la sala Font que alberga muestras temporarias como la dedicada a Leonardo Da Vinci, y el del museo.

La colección del museo Numba Charava, que nos introduce a la cultura comechingona a través de los objetos pero llegando a las personas, se organiza en cuatro temáticas: Una vida en movimiento, con el sustento en el monte; Las fuerzas espirituales, con los dioses, rituales y celebraciones; Adornos y pinturas, lo que hace a la identidad personal; y finalmente La atracción por lo exótico, con los intercambios de larga distancia.

Museo Numba Charava, en el Parque Estancia La Quinta. (Keegan Ediciones)

Por los senderos del parque, un hermoso lugar para pasear en familia, se llega al área arqueológica, con la presencia de morteros y conanas; a la cantera, donde se extrajeron las piedras para la construcción de los edificios; el Bosque de la poesía, una iniciativa de artistas locales; el área del Bajo, el espacio Tinku y el Reservorio de agua jesuita. (Horario: todos los días de 8 a 20, entrada libre y gratuita, y con visitas guiadas en el espacio abierto a las 9, 10.30, 16.30 y 18; de miércoles a domingos hay espectáculos al aire libre siempre y cuando el tiempo lo permita).

El predio se encuentra junto a la Parroquia de la Quinta del Niño Dios, que fue parte del complejo jesuítico. La Iglesia, construida piedras de la cantera del parque, fue bendecida en enero de 1933 por el arzobispo de Córdoba monseñor Laffitte, y bien vale la pena ingresar y deslumbrarse con los vitrales.

Galería Turística del Puente Uruguay. Este llamativo paseo tiene 100 metros de longitud y está construido debajo del puente actual. En realidad el original, que fue inaugurado en 1945, tenía dos manos de circulación ante la necesidad de ampliar a cuatro carriles de circulación se techó el antiguo puente lo que dio origen a la galería, la que por el momento se encuentra cerrada.

Tiene una pasarela aérea sobre el río San Antonio con una vista panorámica de la desembocadura en el lago San Roque y las actividades en la galería van desde exposiciones de artes plásticas, eventos, información turística y de noche ofrece un show de luces y sonido.

Puente Uruguay. Actualmente su galería se encuentra cerrada al público. (Keegan Ediciones)

Paseo Costanera. Este espacio en la margen oriental del lago, desde el puente Cassaffousth al norte, se ha transformado en un paseo emblemático que rápidamente fue apropiado por residentes y visitantes.

Paseo Costanera, el lugar elegido por los carlospacenses y los visitantes para caminar, pedalear y realizar actividades físicas. (Keegan Ediciones)

Es un recorrido vehicular y peatonal con hermosas vistas del lago y las sierras, en el que la gente realiza sus caminatas y ejercicios físicos, donde hay juegos infantiles y un skate park, la posibilidad de alquilar caros a pedal y de andar en monopatín, todo vale para hacer un paseo en tranquilidad. Y por cierto, este sector es uno de los que más ha crecido en su oferta gastronómica.

Asimismo, desde este sector se puede alquilar hidropedales ($ 250 los 30 minutos por persona), kayaks ( $ 400 la hora por persona) o embarcarse en un catamarán ($ 800), que va hasta el paredón del dique en un trayecto que dura un par de horas. 

Balnearios. El Fantasio y Playas de Oro  son dos de los más antiguos y convocantes de Villa Carlos Paz, emplazados en el último tramo del río San Antonio antes de fundirse en el lago. Disponen de guardavidas, sanitarios, parrillas y numerosas proveedurías cercanas.

Los balnearios sobre el río San Antonio, en el sector sur de la ciudad (Keegan Ediciones)

Peko‘s Multiparque. Hacia el oeste, en Villa Santa Cruz del Lago. se encuentra este tradicional parque con un sinnúmeros de juegos y el parque acuático Wave Zone. (Horarios: de 10 a 17, con permanencia hasta las 18; y con una amplia gama de precios y combos).

Complejo Aerosilla. Sin dudas es otro de los íconos de Villa Carlos Paz pues esta telesilla, construida en el país con planos provenientes de Austria, fue inaugurada el 25 de diciembre de 1955 y se convirtió en una de las más afamadas del país.

Luego se le sumó la confitería en la parte superior, con una vista formidable, y desde entonces el complejo ha seguido creciendo sumando otros atractivos como la tirolesa, el parque acuático, acuario y juegos de realidad virtual. (Horarios: de 9.30 a 20, mayores desde $ 700 para la aerosilla y entre $ 300 y $ 1.000 para las otras atracciones).

La Aerosilla de Carlos Paz fue construida con planos realizados en Austria. (Keegan Ediciones)

Casper, un lugar mágico. A pocos metros de allí se encuentra este entretenido paseo por una casa dominada por un fantasma en la que se desafía la ley de gravedad. (Horario: todos los días de 10 a 13 y de 14.30 a 19.30; con registro previo en internet, de 4 a 13 años $ 350 y $ 400 mayores de 14).

The Walking House. Paseo de unos 15 minutos por una casa zombie de cuatro pisos y plagada de efectos especiales, ideal para los amantes del terror. (Horario: a partir de las 18, Mayores $ 500).

Principales atractivos de Villa Carlos Paz. (Keegan Ediciones)

2016 - 2021. Todos los derechos reservados.
La Voz.