Buscar Buscar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Escapadas

Valle de los Lisos, un “all inclusive” cordobés a 2.000 metros de altura

Se trata de una reserva natural privada, en un campo de 4.300 hectáreas en el macizo Los Gigantes. Cuenta con un resort de cuatro estrellas y 31 recorridos posibles para el asombro.

Por Daniel Santos (Especial).

Son 4.300 hectáreas, desde hace seis años dedicadas plenamente al turismo. Es curiosa la conformación del público que elige este increíble lugar llamado Valle de los Lisos: el 60 por ciento es extranjero, y en Córdoba se lo conoce relativamente poco.

La reserva natural Valle de los Lisos es un paraíso de la provincia de Córdoba. José Luis Amuchástegui es el mayor de los bisnietos de Miguel Moreno –de quien hay registros en el lugar desde 1886–, y es uno de los responsables de este emprendimiento que hace un tiempo dejó de ser un campo ganadero. 

Él nació allí, estudió en la escuela de Los Gigantes, y luego de estudiar afuera y viajar al exterior siempre supo que volvería de un modo u otro. 

“Gracias a nuestros bisabuelos, abuelos y padres hemos aprendido a amar las sierras de Córdoba con este campo, con sus costumbres, con sus tradiciones, con toda la belleza de la naturaleza, y nos han trasmitido esa pasión desde la infancia”. Con esas palabras se presentan formalmente, continuando el legado también con sus hijos.

La reserva ofrece actividades rurales, actividades deportivas o recreativas, algunas de alto riesgo, o simplemente espacios de relajación y descanso, con tradiciones de las Sierras Grandes y acompañando movimientos del turismo responsable: en la reserva se recicla, se utiliza agua de vertientes naturales, energía alternativa. 

Vida natural

No hay muchos “all inclusive” en Córdoba. “Y a 2.000 metros de altura, ninguno”, aclara entre risas José Luis, luego de detallar el cambio de rumbo decidido hace unos años, que pretende no alterar la vida natural. Ni siquiera la casa de campo, de 1886, en la que pasó su infancia.

“Cuando empezamos a trabajar con un biólogo, supimos que como esas hectáreas están dentro de la reserva hídrica de la provincia, no es apto para animales, entonces vendimos el ganado y nos enfocamos en este proyecto”, dice.

Para él, es curioso que los cordobeses conozcan tan poco el lugar, en el que nacen el río El Cajón y el San Antonio, y que la mayor parte de la gente que los visita sea de afuera. “Quisimos innovar, mostrar una alternativa distinta al turismo de aventura que se conoce. Realizamos una inversión grandísima en infraestructura y equipamiento”.

“La gente no creía que este lugar era de Córdoba. Muchas agencias de viaje que traen turistas del exterior, comenzaron a contactarnos”.

En Valle de los Lisos se realizan 31 tours diferentes, hay 100 senderos homologados internacionalmente. Todo el equipamiento necesario, para cualquier actividad, está disponible, desde botas al talle hasta linterna para una excursión nocturna. 

Como se trata de una propiedad privada, no es posible circular si no es a través de la reserva. José Luis explica que hay dos motivos: “Una es que es privada, y conlleva muchos gastos; pero, además, sí o sí hay que acceder con guías. Es un laberinto allí arriba”.

Bien de familia

Hay registros de que Miguel Moreno, su bisabuelo, se instaló en 1886. En 1906 nació su abuelo, José Moreno, y después su madre. “Estar allí es apasionante, porque más allá de la belleza del lugar, de algún modo muestro el patio de mi casa”, dice José Luis. 

Aunque le gustan todos, sus lugares preferidos coinciden con lo que pide la gente que los visita: “El Mirador del valle, la travesía en la Senda 16 o el Río Subterráneo, son los emblemas del lugar. Hay gente que toma la foto de nuestra portada y nos la envía diciendo: quiero esto”. 

Por el momento, algunos tipos de alojamiento no están disponibles. Actualmente, la antigua casa de campo que oficia de refugio sí está habilitada. 

El resort, en cambio, no abrirá en enero porque están realizando remodelaciones que se demoraron por la pandemia. Estiman que para el feriado de carnaval de febrero y hasta Semana Santa funcionará en plenitud.

2016 - 2021. Todos los derechos reservados.
La Voz.