Buscar Buscar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Ciudades

Dos refugios literarios en el Delta del Tigre

Las casas-museos de Haroldo Conti y de Domingo Faustino Sarmiento guardan celosamente la memoria de sus antiguos dueños, quienes hicieron de ellas su lugar en el mundo.

Por Bibiana Fulchieri (Especial).

Era una postal habitual en el delta –antes de la pandemia– ver contingentes de escolares o grupos de turistas embarcando en el muelle de la Estación Fluvial de Tigre, rumbo a dos sitios emblemáticos: Casa de Haroldo Conti (1925-1976) a 10 minutos de navegación sobre el arroyo Gambado, y el Museo Sarmiento (1811-1888) un poco más lejos, en la intersección del antiguo río Abra Nueva Espera, hoy río Sarmiento, con arroyo Los Reyes.

Ahora, allí en Buenos Aires, aguardan la posibilidad de que este fin de año se den sus respectivas aperturas.

Pequeño gran lugar

Casa museo de Haroldo Conti sobre el arroyo Gambado y Leber. (Bibiana Fulchieri)

Para visitar la cabaña donde habitó por largos períodos el periodista y escritor Haroldo Conti se recomienda tomar una lancha-taxi hasta el muelle particular de la casa Conti o la colectiva, que zarpa regularmente de la estación fluvial, y bajar en el Recreo El Alcázar. Desde allí será necesario hacer una caminata, unos 200 metros, por el sendero del arroyo Gambado. Los sábados son los indicados para aquellos que tengan especial interés por la literatura, ya que es un día en el cual se suelen hacer encuentros y talleres de escritura.

Enmarcada entre distintos verdes, después de un pequeño embarcadero, está la casa que perteneció a Haroldo Conti y donde escribió su famoso Sudeste en el año 1962; emblemática novela en la que narra el espíritu del delta y caracteriza el mundo de sus habitantes. Después vendrán sus otras obras igualmente premiadas, tal el caso de Alrededor de la jaula, En vida, La Balada del álamo carolina, Mascaró.

Delta de Tigre: naturaleza plena 

María del Carmen y Teresa Bruzzone son las guías. “Venía muchas veces haciendo el último tramo nadando y no paraba de escribir y escribir”, cuentan a dúo. “Cuando lo desaparecen a Haroldo Conti en 1976 fuimos las encargadas de que nadie tocara nada de su casa”, relatan.

Ellas eran sus vecinas más próximas y fueron las encargadas de cuidar celosamente esa vivienda y todos los enseres que había adentro, los que se pueden observar en las visitas guiadas que comienzan mostrando la cocina. Allí sigue la mesa de trabajo en la que escribía. “Conti estaba hablando con nosotras y de repente se quedaba en silencio y rápidamente se iba a escribir de manera concentrada. Nosotras sabíamos que necesitaba muchísimo silencio. Nos marchábamos a nuestra casa de al lado y no aparecíamos hasta que él nos buscaba”, describen memoriosas.

Muelle sobre el arroyo Gambado, acceso a la Casa Museo de Haroldo Conti. (Bibiana Fulchieri)

En la casa austera de madera están la vajilla de cocina, objetos ligados a la navegación, faroles, pinturas y libros. Desde el pequeño living se sube al primer piso y de allí se accede a un altillo donde dormían los hijos del escritor.

La Casa Haroldo Conti fue incorporada a la Red Federal de Sitios de Memoria para perpetuar su valioso legado cultural, compromiso y lucha.

La casa de Carapachay

Casa museo de Domingo F. Sarmiento, sobre el río Sarmiento en el Delta del Tigre. Está reciclada y refugiada en una caja de cristal. (Bibiana Fulchieri)

Cuando la barcaza se acerca a la unión del antiguo río Abra Nueva Espera con el arroyo Reyes se divisa una escenográfica caja vidriada que parece envolver como para regalo una casita de madera color limón.

La casa Museo Sarmiento asombra al resguardo del cristal. Fue ocupada temporariamente por Domingo Faustino Sarmiento durante más de 30 años, en los cuales contribuyó al desarrollo de las islas introduciendo el mimbre y otras especies diversas.

La isla perteneció al ex presidente argentino y su título de posesión data de 1856. La casa amarilla de maderitas de sauce fue un regalo que Federico Álvarez de Toledo hizo a Sarmiento en 1860 y este disfrutó durante muchos años con verdadera fruición.

Te puede interesar: islas rioplatenses 

Llegaba en un vapor llamado Talita, muchas veces se encontraba allí con su amada Aurelia Vélez Sársfield y en otras salía con su hijo Dominguito a explorar esa terra incógnita del delta paranaense con machete en mano, sombrero de paja aludo y canoa inglesa. Relatan que se obsesionaba pidiendo a sus muchos huéspedes semillas para intercalar otras especies entre las nativas.

Hoy todavía sobrevive en el patio de esta casa, hacia el costado del arroyo Reyes, el monumental Timbó que nació de una “oreja de negro”, la particular semilla con caprichosa forma que le trajo José Posse, confidente amigo desde Tucumán.

Con la atribución otorgada por su espíritu pionero, Domingo Faustino Sarmiento denominó a esa región de humedales Carapachay, utilizando el vocablo guaraní de los nativos cuyo significado es hombre trabajador de cara arrugada.

El Carapachay fue posteriormente el nombre de su libro más atípico, en el que dejó testimonio del amor que sentía por esa geografía indómita, que embriagaba con los azahares de cítricos y llenaba de mágicos sueños.

El Museo Casa de Sarmiento conserva algunos objetos de uso personal del prócer (cama de hierro, el escritorio suyo en el Consejo Nacional de Educación) pero se atesora en la fisonomía de todo el paisaje circundante la pasión de su hacedor, quien a poco de morir testimonió: “Un rincón de tierra, una plantación de árboles, es lo único a lo que sonríe mi alma”.

Dormitorio con muebles originales en la Casa museo Domingo Faustino Sarmiento. (Bibiana Fulchieri)

Datos útiles

Subsecretaría de Turismo de Tigre.

Teléfono: 011 45124080

E-mail: cultura@tigre.gob.ar

2016 - 2021. Todos los derechos reservados.
La Voz.